Sucesos/Tribunales

Los padres declaran que su pérdida les ha cambiado la vida

La Policía asegura que el testigo reconoció “sin dudar” al acusado como autor de la muerte de Youssef

La madre de Youssef en el momento de su declaración (C.A.)
photo_camera La madre de Youssef en el momento de su declaración (C.A.)

La segunda sesión del juicio que se sigue en la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Cádiz en Ceuta por el asesinato de un disparo en la cabeza en 2015 del adolescente Youssef I.A. ha estado marcado por las declaraciones de los padres del menor fallecido y por la prueba testifical admitida por el presidente de la Sala y del Tribunal del Jurado.

Lo depuesto por el inspector de la Policía Nacional que tomó declaración al único testigo ha dado un vuelco al caso y aportado más información de cara a esclarecer todo lo sucedido en la fatídica noche en la que perdía el menor de 16 años.

El Fiscal, en una jugada estratégica y tras las “contradicciones del testigo en su declaración", ha solicitado la práctica de una prueba testifical que consistía en oír en declaración a los miembros de la Policía Nacional que habían tomado declaración al testigo presencial.

La defensa mostró su rechazo total a la práctica de la prueba, alegando, entre otras cuestiones, que el Ministerio Fiscal podría haber propuesto la realización de la prueba cuando se estaba en la fase de alegatos. El abogado la consideró como extemporánea y dejando entrever que “lo que no se `puede hacer es alterar las reglas del juego”.

El presidente de la Sala y del Tribunal del Jurado ha precisado para la realización de la testifical que lo que se entendería “como una prueba sobre la prueba” y que, además, no afectaba a las limitación del Tribunal del Jurado. El presidente autorizó la práctica de la prueba.

El primer inspector que ha declarado ha manifestado que se desplazó hasta el lugar de los hechos para recoger información, sobre todo de la persona que acompañaba a Youssef esa noche, único testigo prersencial de los hechos. Según su testimonio costó convencerlo para que declarara, aunque “hablamos con el padre” y decidió hacerlo como “testigo protegido”. Su declaración se produjo al día siguiente por la mañana y en la misma el testigo certificó que el presunto autor del disparo, M.A.M., alias “Loquillo”, el acusado, estaba “escondido en un rincón y que sin mediar palabra disparó y salió corriendo del lugar”. También ha asegurado que el testigo confesó que conocía al acusado de antes y que en el momento de disparar “los miró a la cara” y que “le reconoció” sin dudarlo.

El testigo, según lo declarado por el policía, estaba algo “nervioso y asustado” por la experiencia vivida, aunque ha precisado que era consciente de lo que decía. Las declaraciones las hizo acompañado de su padre.juicio-el-loquillo-6

 

Se autoinculpó de un delito que no cometió

Otro detalle aportado en esta declaración es el de que el acusado contaba con antecedentes, ya que se había autoinculpado de un delito que no cometió. El inspector se refería a lo sucedido en el mes de octubre de 2014 cuando fue detenido Nordi H.M., conocido como ‘Pincho’ por estar en posesión de una pistola cargada y preparada para ser usada. En aquella ocasión, un menor de edad se presentó para manifestar en sede judicial que la pistola modelo HK USP de color negro y calibre 9 milímetros parabellum intervenida por la Policía era suya y no del ‘Pincho’. Versión que la Policía no creyó.

La declaración de su compañero en la actuación corroboró lo dicho por el inspector en lo que se refiere a que el testigo reconoció al acusado como el autor del disparo.

La sesión se ha abierto con la declaración de los agentes de la Policía Nacional que acudieron al lugar de los hechos minutos después de ser perpetrado. Todos han coincidido en explicar que cuando llegaron al escenario del crimen en la barriada El Príncipe sólo encontraron una mancha de sangre en el suelo pues, para entonces, Youssef, aún con vida, había sido trasladado al hospital.

El testimonio de uno de los policías ha llamado la atención de la defensa y la Fiscalía. El agente ha asegurado que el testigo de la muerte de Youssef -un joven que acompañaba al fallecido en el momento de los hechos y que prestó declaración ayer en la sala- le aseguró a su padre que no podría precisar si el ataque mortal fue perpetrado “por una, dos o varias personas”.

El joven afirmó ayer, contra lo declarado anteriormente ante el juez y la Policía, que en ningún momento pudo ver al agresor y que tan sólo oyó la detonación del arma que acabó con la vida de Youssef.

 

Nos ha cambiado la vida

El momento más emotivo de la sesión ha venido de la mano de los padres de la víctima. Los progenitores han descrito al joven Youssef, que en el momento de su muerte contaba 16 años, como un chico reservado y casero y buen estudiante. Ambos han negado que su hijo mantuviera ningún tipo de relación con bandas de delincuentes.  El padre y la madre de Youssef han señalado a “Loquillo” como autor de la muerte de su hijo, sobre todo la madre del fallecido que apenas podía articular palabra. Los progenitores no encuentran ni explicación ni motivo, reiterando que su hijo “apenas salía y que se había matriculado para realizar estudios de electricidad”.

Ambos dijeron que fueron avisados por teléfono y que de seguida se trasladaron hasta el hospital. Lo sucedido, dijeron, “nos ha cambiado la vida a toda la familia”.

 

Comentarios