Inmigración

El 85% de los residentes en el CETI son marroquíes

Una parte de los recién llegados, concentrados ante las puertas del CETI (C.A.)
photo_camera Migrantes tras llegar al CETI después de saltar la valla (ARCHIVO)

Atrás queda esa imagen del CETI en la que la mayoría de los acogidos eran subsaharianos. La pandemia lo ha cambiado todo incluida la inmigración. 

Atrás queda el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) en el que la mayoría de los residentes eran subsaharianos. Actualmente, el CETI acoge a 227 migrantes de los cuales 190 son marroquíes, 8 argelinos y el resto subsaharianos.

La pandemia del coronavirus lo ha cambiado todo incluida la inmigración en Ceuta. Las obras de la valla disminuyeron mucho las entradas de migrantes a la ciudad, entradas que se redujeron al máximo con el cierre de la frontera. En estos momentos, los migrantes que consiguen llegar a Ceuta lo hacen por vía marítima. Una práctica que cada vez se está convirtiendo en algo más habitual. 

El CETI ha llegado a tener una ocupación que ha superado los mil residentes después de una entrada masiva de 600 migrantes a través de la valla. Una situación que obligó en varias ocasiones a construir un campamente temporal anexo al Centro para acoger a estas personas ya que el CETI estaba desbordado.

En estos momentos, la mayoría de los residentes son menores extranjeros no acompañados que han cumplido su mayoría de edad. El día que la frontera entre Ceuta y Marruecos retome la normalidad y permita el pase de vehículos y mercancías habrá que analizar una por una la situación de estos marroquíes. Aquellos que tengan permiso de residencia o hayan solicitado asilo permanecerán en la ciudad, los marroquíes que estén de manera irregular deberán retornar a su país. 

De vez en cuando el CETI sigue realizando traslados de migrantes a la Península. El último se ha producido hace unas semanas, 10 residentes han sido acogidos por centros de Málaga y Madrid. 

Comentarios