Inmigración

VII Congreso Internacional sobre Inmigración

Arcadi Oliveres asegura que “para que el Sur cambie tenemos que cambiar nosotros”

arcadi
photo_camera Arcadi Olivares, a la dcha, durante su disertación / ANTONIO SEMPERE

El profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Barcelona, Arcadi Oliveres, ha subrayado durante la exposición de su ponencia la tarea que cabe a las onegés de ofrecer una explicación clara sobre el fenómeno migratorio.  Oliveres ha puesto el foco  en las responsabilidades que mantienen los países del Norte con respecto a los del Sur.

Lo tiene claro. Oliveres ha explicado en la ponencia ofrecida este viernes dentro del VII Congreso de Inmigración que se celebra en la ciudad, que lo más importante que tienen que hacer las onegés es explicar la raíz de las migraciones. Los motivos por los que la gente emigra y busca refugio y asilo

Oliveres entiende que la migración y el refugio “sea por las razones que sea, es lo mismo, ya que todos deben salir de sus casas para ir a buscar una vida mejor”.

Adentrándose en el problema, el profesor ha explicado las distintas razones y las clases de migraciones, poniendo especial énfasis en que las económicas son el fruto de la pobreza, culpando a los países del Norte. Para ilustrar su afirmación, el profesor desveló que una parte de las fortunas catalanas salen de situaciones de esclavitud y, curiosamente, estas empresas han ayudado a la construcción del templo de la Sagrada Familia.

El colonialismo, ha precisado, sigue existiendo y es el comercio injusto el que establece pobreza. El motivo, los países pobres tienen muy pocas posibilidades de establecer sus precios Puso como ejemplo el motivo por los que Colombia exporta cocaína, respondiéndose que es porque su café está muy mal pagado. La culpa no es del país, ha dicho; es de las multinacionales.

Pero el profesor no ha dejado el asunto ahí, ya que ha razonado que “nosotros también somos culpables por comprar los productos de las grandes marcas, citando lo que sucede con los procesos de fabricación de las grandes marcas, que usan mano de obra muy barata en países pocos desarrollados y luego venden sus productos a precios altos en nuestros mercados.

Los países del Sur no pueden desarrollar industrias por falta de tecnología. “No tienen dinero para la investigación, aunque los que estudian se van a otros países a trabajar”.

Puso como ejemplo lo que sucede en Senegal, y sí ha dicho que en Francia trabajan más médicos de esta nacionalidad que en su país de origen. “Curiosamente han recibido formación en su país, aunque luego le dan una beca Francia”. Luego, lógicamente, trabajan en Francia y no en Senegal. En Francia existe un médico por cada 300 persona, mientras que en Senegal hay uno por cada 18.000 personas. “En España hay un bar por cada 130 personas”, dijo con sorna.  En este asunto también existen responsabilidades.

También se ha referido al asunto de la deuda externa, culpando a los dirigentes y nuestras tarifas que los industrializados establecen. “El flujo de Sur a Norte es siete veces más que la ayuda que les prestan”.

 

Refugio y asilo

Pero no todo se trata de migraciones, ha dicho, también existen situaciones de refugio y de asilo, por la guerra. Quién ha llevado la guerra, nosotros.

Oliveres ha sido contundente a la hora de afirmar que las armas del Norte van hacia el Sur y que la droga del Sur termina en el Norte. Para ello explicó el caso de un funcionario americano que terminó en los tribunales Se trataba de trueque de armas a cambio de coca en Colombia. Los colombianos desembarcaban la coca en un lugar seguro y, posteriormente, recogían las armas, que eran desembarcados y destinadas a la guerrilla nicaragüense.

En el asunto de la armas, según Oliveres, España tiene grandes responsabilidades, “Somos un país privilegiado en la venta de armas”, ha dicho.  Nuestro país está entre el sexto y el noveno puesto en la clasificación. Vendemos a países que están en guerra como Egipto, Libia, Omán… El profesor describió claramente como nuestro país vende armas para la guerra y luego “nos negamos a acoger a las personas que piden asilo” después de huir de sus países por los efectos de la misma.

Oliveres, además, ha agregado que todo avalado por los medios de comunicación. Los grandes medios avalan estas cosas y así “no nos enteramos de la mitad de las cosas”. Ha citado el caso de la familia del propietario de un prestigioso rotativo francés. Tras su relato, toda la familia se había dedicado a la fabricación de armas para la guerra

Con mucha gracia, Oliveres ha detallado como los medios de comunicación adormecen al ciudadano. Así puso como ejemplo que en España casi todos los días hay partidos de fútbol televisado y que como los directivos de las cadenas se dieron cuenta que había dos días que no se hacían retransmisiones, decidieron solicitar a la Liga Profesional que adelantara un partido al viernes y aplazara otro al lunes. Los dirigentes también se dieron cuenta que en el mes de mayo se acaban las competiciones, motivo por el que “no le podemos atontar”. Entonces, ha dicho, se inventaron una conocida cadena televisiva.

Todos somos inmigrantes, ha espetado poniendo como ejemplos migratorios sucedidos en Irlanda, que perdió el 90% de la población. Italia, que también 50% de la población, y cuyos originarios fueron a Nueva York y Argentina.

“Si queremos convertir a la gente hay que explicarle las cosas”, ya que la islamofobia y el racismo son productos de la ignorancia. “Hay que aprender historia y demografía”.

Por otro lado, ha manifestado que Los países con poblaciones más ancianas son Francia, España, Italia y Portugal. De cuatro y cinco hijos pasamos a uno. La población, ha precisado, se divide en tres edades, la más importante es la segunda, que alimenta a la primera y la tercera. “Curiosamente es donde menos gente tenemos”, por lo que ha conclusionado se necesitan unas 250.000 personas cada año para poder estabilizar la pirámide.

Los migrantes son personas que colaboran con nuestras economías, aunque su mejor aportación es la cultural, entiende el profesor. Los saldos fiscales de la inmigración, que son los pagos que realizan a las arcas públicas restado las prestaciones que reciben, en el caso de España arrojan un saldo favorable a la Administración 6.000 millones de euros.

 

Onegés

Oliveres ha reconocido el trabajo que hacen excelentes trabajos de regulación y de denuncias, aparte de acciones de emergencias Las oenegés tienen que presionar para cambiar la Ley de Extranjería y “empezar a practicar la desobediencia civil”

Hay que pensar a presionar para que se cumplan las normas internacionales, concluyendo que “para que el Sur cambie hemos de cambiar nosotros, y las cosas irán mejor”.

 

Comentarios