Inmigración

resultados de un informe

Apdha profundiza en la situación de las empleadas de hogar marroquíes en Ceuta

fotonoticia_20181218150045_1920-750x513
photo_camera Representantes de la Diputación de Cádiz y Apdha (CEDIDA)

Ceuta, a pesar de ser la ciudad con mayor tasa de paro de España, es una de las que tiene un más alto porcentaje de trabajadores en el hogar, expone los resultados de un informe presentado. 

La Diputación de Cádiz y la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (Apdha) han presentado este martes el resultado de un trabajo de investigación realizado durante meses en el que se ha querido reflejar cuáles son las condiciones a las que diariamente se enfrentan las personas que realizan un trabajo transfronterizo entre Ceuta y Marruecos.

Según ha informado el organismo supramunicipal en una nota, este proyecto ha dado como fruto un informe titulado ‘Las trabajadoras del servicio doméstico en Ceuta, la frontera como clave de precarización de las ocupaciones transfronterizas feminizadas’.

Al respecto, la diputada Elena Amaya ha recordado que la institución provincial, a través de su Servicio de Cooperación Internacional, mantiene una estrecha relación desde hace más de una década con la Apdha a través de proyectos de cooperación y sensibilización desarrollados tanto en la provincia de Cádiz como en el norte de Marruecos.

Amaya ha expresado que “desde la Diputación de Cádiz, conscientes de nuestra situación geográfica, como provincia transfronteriza, como puerta del continente europeo y vecina del norte de Marruecos, manifestamos nuestro total apoyo y agradecimiento a la asociación por el trabajo que realiza diariamente en la lucha constante, a pie de calle, en defensa de los derechos humanos”.

La Diputación de Cádiz y la Apdha han suscrito en este 2018 un nuevo convenio que ha permitido materializar el informe presentado y que se marca dos objetivos prioritarios, como son “por un lado ampliar el conocimiento sobre el efecto de las fronteras en las actividades de subsistencia básica de la población, y por otro, establecer propuestas de mejora que promuevan un reconocimiento amplio a la situación de las personas que realizan una ocupación transfronteriza”, ha explicado la diputada.

Una de las responsables de este informe, Cristina Serván, ha recordado que la frontera entre Ceuta y Marruecos es un espacio de “vulneración de derechos humanos”, ya visualizado en los estudios sobre las mujeres porteadoras, y en este caso se intenta extender la mirada al colectivo de mujeres que acceden al territorio de Ceuta para convertirse “en mano de obra para servicios en condiciones precarias, de informalidad laboral y donde la vulneración de derechos humanos no encuentra condiciones para poder ser revertida”.

En la misma línea, Talía Ardana ha explicado que la frágil situación de estas mujeres, marcada por las grandes desigualdades sociales y económicas que se dan a ambos lados de la frontera, apuntala aún más las condiciones injustas a las que diariamente se enfrentan en el mundo las mujeres que se dedican a un trabajo tan básico para el sostenimiento de la vida como mal considerado como es el trabajo doméstico y los cuidados familiares.

De igual modo, Ardana ha comentado que existen otros informes que reflejan “una sociedad que se mantiene a base de desigualdades de género y desigualdades entre el norte y el sur”, pero en el trabajo presentado se intenta además poner el foco en una sociedad marcada por una frontera no sólo física, “sino que delimita dos sociedades muy desiguales”.

“Hablamos entonces de una mayor desigualdad laboral y de género, a la vez que de una discriminación cotidiana que viene de ser marroquíes y tener que atravesar diariamente una frontera en la que se vulneran sus derechos”, ha abundado.

Como dato significativo de la precariedad y la explotación a que se ven sometidas estas mujeres, las autoras del informe han expuesto que Ceuta, a pesar de ser la ciudad con mayor tasa de paro de España, es una de las que tiene un más alto porcentaje de trabajadores en el hogar.

Según la información recabada en el acompañamiento que las autoras del informe han hecho a las mujeres en el circuito transfronterizo, el sueldo mensual de estas personas que trabajan diariamente y a jornada completa va desde un máximo de 400 euros a 250 euros, con casos en los que las cifras llegan a ser incluso inferiores.

Ya en noviembre de 2016 se presentó en la Diputación de Cádiz otro informe elaborado por la Apdha titulado ‘Respeto y dignidad para las mujeres marroquíes’, con el objetivo de visibilizar la situación que viven en la actualidad las mujeres porteadoras en la frontera de Marruecos con Ceuta.

Comentarios