Inmigración

reunión de Borrell con Burita en Rabat

Habrá más pateras este verano, pero el ministro Josep Borrell confía en la colaboración marroquí

El ministro de Asuntos exteriores, Josep Borrell, con su homólogo marroquí, Naser Burita (MONCLOA)
photo_cameraEl ministro de Asuntos exteriores, Josep Borrell, con su homólogo marroquí, Naser Burita (MONCLOA)

El ministro de Asuntos Esteriores, Josep Borrell, ha viajado este jueves a Rabat para reunirse con su homólogo marroquí, Naser Burita. 

El ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, afirmó hoy que la previsión es que este verano haya un aumento del número de pateras con inmigrantes que se dirijan a España procedentes de Marruecos, pero expresó su confianza en la colaboración del país magrebí para poder controlar ese flujo.

Borrell llegó esta mañana a Rabat para reunirse por primera vez con su homólogo marroquí, Naser Burita, con el fin de hacer un repaso a las relaciones bilaterales tras el cambio de gobierno en España con la llegada al poder hace casi un mes del socialista Pedro Sánchez.

El jefe de la diplomacia española subrayó que la cooperación con el reino alauí en materia migratoria es "excelente", aunque reconoció que el pasado año aumentaron "considerablemente" las llegadas de inmigrantes por mar a España, con alrededor de 29.000.

Borrell presagió que esta tendencia crezca aún más durante este verano después de que la salida de personas que quieren llegar a Europa desde Libia están más controlada.

"Con el buen tiempo, es de prever que aumente. En la medida además de que la vía libia está más cerrada que en años anteriores, probablemente tengamos que enfrentarnos a un aumento de las llegadas por mar", declaró el ministro en declaraciones a los periodistas en la Embajada de España en Rabat.

No obstante, se mostró "seguro de que la colaboración de las autoridades marroquíes para intentar controlar este flujo, respetando los derechos humanos de los inmigrantes, pero también manteniendo el control de la frontera" con España.

La cuestión migratoria es uno de los asuntos que centra la reunión de Borrell con Nurita y la del ministro español del Interior, Fernando Grande-Marlaska, quien viaja esta tarde a Rabat para mantener también un primer contacto con su colega marroquí, Abdeluafi Laftit.

La coincidencia de ambas visitas, según Borrell, pone de manifiesto la voluntad del Gobierno español "de mantener y mejorar" las actuales relaciones.

Borrell destacó el hecho de que se vaya a abordar el fenómeno migratorio con Marruecos al mismo tiempo que tiene lugar la cumbre de la Unión Europea (UE) en Bruselas, en la que los mandatarios de los países comunitarios van a debatir la posibilidad de establecer centros de desembarco para inmigrantes fuera o dentro de territorio europeo.

En relación con el contencioso del Sáhara Occidental, Borrell anticipó que el Gobierno de Sánchez no va a modificar la postura que España ha defendido en los últimos años, favorable a que haya una solución aceptable por Marruecos y el Frente Polisario que prevea la libre autodeterminación del pueblo saharaui en el marco de las resoluciones de la ONU.

"Es un tema de Estado en el que la política del gobierno sigue siendo la misma que se conoce de sobra. El Gobierno español defiende la centralidad del papel de Naciones Unidas y espera y desea que se encuentre una solución política", deseó Borrell.

El ministro destacó el trabajo que están llevando a cabo el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y su representante especial para Sáhara Occidental, el alemán Horst Köhler, quien precisamente hoy visita por primera vez el territorio saharaui administrado por Marruecos.

Borrell no quiso pronunciarse sobre las condenas, de hasta 20 años de cárcel, impuestas a los principales líderes de las revueltas que sacudieron la región norteña marroquí del Rif entre 2016 y 2017 al acusarles de atentar contra la seguridad interna del Estado.

"Es un tema interno que compete al poder judicial marroquí, que está todavía en proceso pendiente de apelación. Sobre este tema no vamos a hacer una declaración, ya que el proceso judicial no está terminado", explicó el ministro sobre el veredicto del Tribunal de Apelación de Casablanca emitido el pasado martes. 

Comentarios