Inmigración

Desde el verano se están repartiendo por distintas autonomías

56 menores tutelados esperan para completar el cupo de acogida de 200 en otras comunidades

menores
photo_camera Menores en Ceuta (REDACCIÓN)

De los 56 que están pendientes de salir, el destino de 11 chicos será Asturias, 8 el País Vasco, 7 a Murcia, 10 a Castilla León y 20 a Madrid. Todos son niños tutelados por la Ciudad Autónoma de Ceuta.

En mayo de este año las CCAA aceptaron acoger a menores procedentes de Ceuta de forma solidaria. Había que aliviar la urgencia humanitaria. Al principio, algunos territorios plantearon dudas, pero al final no rechazaron la petición del Ministerio de Derechos Sociales del Gobierno español. En Ceuta había unos 800 niños y otros grupos. en número indeterminado, malviviendo en las calles. 

Fue en junio cuando marchó el primer grupo a Baleares y este jueves han salido los seis últimos, de momento, a Navarra. 

En total, de los 200 menores extranjeros solos ya están en Península y Baleares 144. El resto, 56, irán viajando en próximas fechas hasta completarse el cupo de 200. 

El destino de 11 chicos será Asturias, 8 el País Vasco, 7 a Murcia, 10 a Castilla León y 20 a Madrid. Todos estos niños son tutelados por la Ciudad Autónoma de Ceuta. 

Lo que antes se consideraba como un gesto de solidaridad, ahora para la responsable política de menores en Ceuta, la consejera Mabel Deu, se trataría de una carga para los comunidades autónomas. Esta semana, la vicepresidenta declaraba que trasladar los chicos a otras comunidades era un problema para las autonomías. Esto lo subraya ahora porque las dos Administraciones, la local y la estatal, no ven más alternativa que retornarlos de manera asistida a Marruecos con sus familias y a sus entornos. "Las comunidades han hecho su parte, han hecho sacrificios y esfuerzos para trabajar con Ceuta", dijo. Gracias por tanto, y punto. 

El Gobierno local se centra ahora con los medios que les pondrá el Gobierno de la Nación, bajo promesa del propio Pedro Sánchez, en los expedientes individuales, que no los tratamientos individuales, como requisito para devolver a los menores a su país en aplicación de la Ley de Extranjería. La legislación es muy clara en este aspecto y ya hubo grupos de la Asamblea que alzaron la voz al respecto. Si se sabía cuál era el procedimiento, ¿por qué no se abrieron estos expedientes que, en definitiva, son los que han parado en el tiempo las devoluciones con las consecuencias y el perjuicio derivado?

Se ha perdido un tiempo precioso, varios meses, desde que el rey marroquí se tomara en serio el asunto de las menores que entraron en Ceuta el 17 y 18 de mayo. El error parece más bien político y de este lado. Ya el mismo presidente de Ceuta, Juan Vivas exculpaba al ministro Grande-Marlaska de cualquier responsabilidad en el asunto porque el Ministerio se limitó a activar el Acuerdo entre reinos al pedirlo Ceuta a través de Ciudad y Delegación.