Inmigración

crisis migratoria

La Unión Europea acuerda la creación voluntaria de centros para migrantes en su territorio

Un grupo de migrantes es asistido por una embarcación de Salvamento Marítimo (C.A.)
photo_camera Un grupo de migrantes es asistido por una embarcación de Salvamento Marítimo (ARCHIVO)

Los Veintiocho alcanzan un compromiso tras 14 horas de cumbre. Fuentes gubernamentales niegan que España vaya a albergar alguno de los nuevos centros para migrantes donde se evaluará si son refugiados o irregulares. 

Europa ha esbozado los primeros compromisos para rebajar la tensión migratoria. Tras las amenazas que lanzó Italia de bloquear la cumbre europea que arrancó este jueves en Bruselas, los 28 países comunitarios alcanzaron esta madrugada un acuerdo general sobre la migración. El texto requirió muchas horas de negociación, que resultaron en el beneplácito de todas las partes. El acuerdo establece la creación de centros controlados para llevar a los migrantes rescatados en el mar a centros controlados dentro de la Unión, donde se separará a los posibles refugiados de los llamados inmigrantes económicos. Estos últimos serán devueltos a sus países de origen mientras los demandantes de asilo serán repartidos -"reubicados", dice el pacto- por los Estados que se ofrezcan voluntarios a acogerlos. Cada país decidirá "de forma voluntaria" si acoge o no uno de estos establecimientos, lo que pone fin a las cuotas obligatorias de reparto y contenta a los Estados que se niegan a recibir a un solo refugiado o migrante irregular. 

El acuerdo de mínimos alcanzado in extremis contempla además que los países que creen plataformas de desembarco para migrantes en su territorio, recibirán más fondos comunitarios. Una posibilidad sobre la que los países del Este e Italia, ya han avisado que no quieren saber nada.

Igualmente, el acuerdo recoge la necesidad de más apoyo para los países mediterráneos de la Unión Europea, como es el caso de España, porque soportan más presión migratoria en sus fronteras. Y también la posibilidad de que esos mismos centros de desembarco se construyan en terceros países. Pero todo ello, todavía poco definido y a la espera de futuras negociaciones que lo concreten. Es eso, un acuerdo de mínimos y en extremis.

España y Alemania apoyan la propuesta de Francia para la creación de puntos de desembarco seguros en suelo europeo, pero falta aún por esclarecer cómo se gestiona y en qué países las solicitudes de asilo y desde la Alta Representante para Política Exterior que ostenta Portugal en la UE se sugiere el amparo de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados.

Comentarios