Laboral

Casi 2000 ceutíes, principalmente empleadas del hogar, se beneficiarán de la subida del SMI a 1000 euros

salario minimo
photo_camera El sector de trabajadoras del hogar será el más beneficiado en Ceuta con este incremento salarial. (ARCHIVO)

Sin embargo, sigue sin sumar el plus de residencia que, nuevamente, queda diluido en la suma total del salario mínimo.

Casi 2000 ceutíes (aproximadamente el 10% de los afiliados a la Seguridad Social en la ciudad), según cálculos estimativos del director provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social, Alfonso Grande, van a ser los principales beneficiarios en Ceuta de la subida del Salario Mínimo Interprofesional que el Gobierno aprobó la semana pasada establecer en 1000 euros.

De hecho, ya han podido comenzar a comprobar en sus nóminas dicho notable incremento salarial, ya que se trata de una medida retroactiva desde el 1 de enero.

Pese a que se trata de cifras estimativas, ya que no existen registros oficiales, en ese marco de la estimación, Grande apunta a que el sector más beneficiado en la ciudad con esta nueva subida va a ser el de las empleadas del hogar. “Por un hecho tan básico, como lo es que la mayoría de los salarios de estas mujeres (porque casi todo son féminas) suelen situarse en ese mínimo establecido”, señala Grande.

También trabajadores de los sectores de la hostelería y la construcción se sitúan en Ceuta entre los principales beneficiarios. Y, por colectivos, sobre todo los formados por mujeres y jóvenes de menos de 35 años.

Sin embargo, la noticia vuelve a ser agridulce para los trabajadores de la ciudad que no verán reflejados en ese incremento salarial el añadido aparte del plus de residencia, como se comprometió hace ya tres años la entonces ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Es decir, que en esos 1000 euros, ya se encuentra el plus de residencia.

Una denuncia que CCOO ya puso sobre la mesa con las anteriores subida, y en la que ahora ha vuelto a incidir. El sindicato recuerda que las demandó las modificaciones legislativas pertinentes para que se obligara al pago del plus en todas las empresas del sector privado que se están asentando en la ciudad y que no lo aplican plus por no reflejarlo sus Convenios Colectivos (estatales, sectoriales o de empresa). Lo cual conlleva, manifiestan, a que se produzca una “competencia desleal” con las empresas ceutíes que sí lo están aplicando.

Asimismo, señalan que la negociación entre Gobierno y patronal para que el plus no sumase el total de las retribuciones para la aplicación del SMI, “lo estarían pagando los trabajadores al ser un concepto indemnizatorio por vivir en Ceuta”.

¿Afecta la subida del SMI a todos los ciudadanos?

Una medida de este calado afecta especialmente a las personas trabajadoras que se hallen fuera de convenio. La regla general es la presencia de un convenio colectivo aplicable, y la gran mayoría cuenta con salarios superiores al SMI. De este modo, hay que acudir al convenio para conocer el salario base y comprobar si son absorbibles o no los complementos salariales.

El Ministerio de Trabajo y Economía Social ha expresado que el alza del SMI afecta a un millón y medio de personas empleadas (con especial atención al sector agrario y los servicios); otras fuentes elevan esta cifra a casi dos millones.

En realidad, puede decirse que el incremento afecta a todas las personas trabajadoras: aunque no suba la cuantía del salario, todos los empleados se benefician indirectamente por los conceptos de su nómina que se calculen en base a dicha cifra (por ejemplo, la cantidad de salario protegida y que no puede ser embargada).

En todo caso, si la persona trabajadora cobra menos del límite bruto anual de 14.000 euros (contando salario base y complementos no causales: los comunes a todas las personas empleadas en plantilla), el SMI se debe incrementar hasta llegar a dicha cantidad. Y si percibe un salario superior a dicha cifra, no notará cambios de forma directa pero sí podrá hacerlo indirectamente (incremento de los salarios e indemnizaciones que abone el FOGASA, cantidad de salario protegido frente a un embargo, como se ha indicado, etc.).

La repercusión para los ciudadanos se extiende también a otros ámbitos, como el incremento del gasto en prestaciones y pensiones de la Seguridad Social, o la repercusión en los subsidios para desempleados del SEPE. A modo de ejemplo, los subsidios para mayores de 45 años con cargas familiares y para mayores de 52 años, o el subsidio extraordinario por desempleo, tienen como requisito la carencia de rentas superiores al 75% del SMI, por lo que una subida implicaría abrir el abanico a más personas para acceder a los mismos. Además, los ingresos de la Agencia Tributaria por retenciones del trabajo a cuenta del IRPF también se verán favorecidos: la base general es mayor y, además, en muchos casos aumentará el tipo a aplicar (porcentaje del sueldo a detraer), pasando al siguiente tramo de cotización.

Comentarios