Laboral

El Gobierno municipal defiende como alternativa que Tragsa asuma la gestión del servicio y la plantilla

La Ciudad insiste en que no aceptará la municipalización de las Brigadas Verdes

Operarios de las Brigadas Verdes (C.A./ARCHIVO)
photo_camera Operarios de las Brigadas Verdes (C.A./ARCHIVO)

El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy el convenio suscrito con la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos para la financiación del servicio, dotado con 3,5 millones de euros.

El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy el convenio de financiación del servicio de las Brigadas Verdes que mantiene con la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos (FPAV). La dotación se ha cifrado en 3.513.000 euros para una prestación cuya gestión es, a fecha de hoy, incierta.

Los 154 trabajadores de las Brigadas Verdes llevan planteando desde hace semanas su deseo de que el servicio se desvincule de la FPAV. El portavoz accidental del Gobierno, Carlos Rontomé, ha descartado hoy en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno cualquier posibilidad de que se acometa un proceso para municipalizar las Brigadas Verdes. Según su argumento, esta alternativa no garantizaría que los actuales trabajadores pudieran seguir manteniendo sus empleos. “En una oferta pública de empleo puede participar cualquier persona –ha explicado- No podemos hacer un traje a medida para estos trabajadores porque cometeríamos un ilícito”.

Rontomé ha insistido en la única vía que el Gobierno contempla para satisfacer los deseos de los trabajadores de desvincularse de la gestión de la federación vecinal: la asunción del servicio y la plantilla por la sociedad estatal Tragsa.

Los trabajadores se reunirán el próximo lunes para adoptar una decisión definitiva sobre las opciones que se han puesto sobre la mesa: convertirse en empleados dependientes de Tragsa o continuar al servicio de la FPAV.

Comentarios