Laboral

LA PATRONAL PIDE 15 DÍAS PARA FIRMAR EL CONVENIO, PERO LOS SINDICATOS SE NIEGAN

La ruptura de las negociaciones aboca a la huelga a los trabajadores del sector de la limpieza

Operarios trabajan durante la pasada Feira (C.A./ARCHIVO)
photo_camera Operarios trabajan durante la pasada Feira (C.A./ARCHIVO)

Tras alcanzar un principio de acuerdo durante la mañana, los trabajadores y la patronal del sector de la limpieza viaria rompían durante la tarde las negociaciones. La huelga indefinida, convocada para el próximo lunes, parece inevitable. 

La huelga en la limpieza parece inevitable. Los representantes de los trabajadores y la patronal rompían esta tarde las negociaciones para la firma del convenio después de que durante la mañana consiguieran alcanzar un principio de acuerdo.

Los representantes de las empresas afectadas por el convenio habían pactado una subida salarial de dos puntos y el reconocimiento de días de asuntos propios. La ruptura se producía cuando la patronal reclamaba a los sindicatos un plazo de quince días para rubricar el acuerdo, una condición que la parte social se ha negado a aceptar.

“No hemos podido hacer más en la actual situación: no ha sido una negociación, ha sido una imposición”, se ha quejado el portavoz de la patronal, Moisés Wahnon, quien ha cifrado el coste de las medidas inicialmente pactadas en más de 400.000 euros.

El acuerdo parecía cercano a pesar de que CCOO y UGT, sindicatos convocantes, convocaban ayer a las plantillas de las empresas afectadas a una asamblea en la que se acordó por unanimidad continuará con la huelgas. La movilización, de carácter indefinido comenzará en la medianoche del domingo al lunes.

Los sindicalistas se reunían el pasado miércoles con portavoces de la patronal, representada por la Asociación de Empresarios de Limpieza Pública Viaria, y de la administración en un intento por desbloquear la negociación del convenio, cuya demora se encuentra en el origen del conflicto.

Los trabajadores ya han advertido de que no respetarán los servicios mínimos impuestos por la administración, que superan con mucho los que propusieron los convocantes. Los servicios mínimos oficiales  superan el 50% para la recogida de residuos y la atención en los mercados. Así, de lunes a sábado, la plantilla deberá prestar el 53,6% de los servicios habituales, proporción que crecerá hasta el 57,8% los domingos y festivas. Los sindicalistas se plantean atender sólo las necesidades del Hospital Universitario, el centro penitenciario de Fuerte Mendizábal, el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), colegios con comedores escolares y los mercados de la ciudad.

El convenio pendiente de negociar afecta a los trabajadores de Trace -concesionaria del servicio municipal de limpieza viaria y recogida de basuras, Tale -la unión temporal de empresa que presta servicio en el puerto, ACC –encargada de la limpieza de alcantarillado, y Urbaser –que se ocupa de la planta de transferencia. Trace es la que, con sus 370 trabajadores, aglutina al mayor número de empleados concernidos por el convenio.