Medio Ambiente

Aves rapaces para ahuyentarlas

La Ciudad continúa su guerra contra las gaviotas

Gaviotas
photo_camera En 2016 se retiraron 182 nidos de gaviotas / C.A.

Este mes de marzo saldrá a licitación, valorado en alrededor de 18.000 euros, el Servicio de Control y Retirada de Nidos del Casco Urbano. 

Este verano no será la empresa pública Obimasa la única responsable de la retirada de los nidos de gaviotas en la ciudad. Debido al volumen de trabajo que supone esta labor durante el periodo de cría, que se desarrolla entre los meses de abril y julio, y también a la peligrosidad del trabajo en altura, será una empresa especializada en trabajos verticales la que continúe con la guerra contra las gaviotas.

El objetivo es llegar a lugares de complicado acceso dónde la retirada de los nidos implica riesgos importantes. Así, se espera poder eliminar un mayor número de nidos y más tarde, entre los meses de junio y agosto, se hará una recogida de pollos volantones en la que participará personal de la empresa municipal.

Sólo entre los meses de abril y julio de 2016 se retiraron 182 nidos en el casco urbano.

En las actuaciones realizadas por Obimasa en 2016 se contabilizaron 169 parejas reproductoras de gaviotas muchas de las cuales hicieron hasta una segunda y tercera puesta de nido, de ahí que no cuadren los números de parejas reproductoras y nidos, un total de 182 retirados en 2016. Desde la empresa municipal OBIMASA han estimado que el número de nidos probables en el casco urbano es de 240.

El pliego para el Servicio de Control y Retirada de Nidos en el Casco Urbano saldrá a licitación este mes de marzo por alrededor de 18.000 euros y supone una medida añadida al plan contra las gaviotas trazado por medio ambiente. Fue presentado el pasado mes de junio por el consejero del área, Emilio Carreira, y contemplaba medidas con inversiones importantes, como por ejemplo 800.000 euros para contenedores con cierres automáticos. Son medidas que se pondrán en marcha de forma escalonada, debido al importante montante económico que llevan aparejado.

Sí se ha comenzado, por ejemplo, a dar ejemplo a la ciudadanía por parte de la Ciudad con la instalación de sistemas de exclusión en el Campus Universitario. Se trata de unos sistemas de monofilamentos que consiste en colocar por encima de la superficie del tejado una serie de filamentos paralelos de nylon, separados por un metro o dos, que evita que la gaviota se pose. Estos sistemas pueden ser colocados por comunidades de vecinos que quieran unirse a la guerra contra la proliferación de estas aves en Ceuta.

 

En marcha un estudio de viabilidad de aplicación de técnicas de cetrería

Otra de las medidas que se quiere poner en marcha está relacionada con el uso de aves rapaces de importantes dimensiones para que disuadan a la población de gaviotas de acercarse a lugares más sensibles de la ciudad, como por ejemplo el Helipuerto. Se trata de una técnica en la que personal especializado se encarga de que las rapaces sobrevuelen las zonas deseadas, varias veces al día, y de forma continuada, para ahuyentar a las gaviotas.

En los próximos meses saldrá a licitación este estudio que evaluará la viabilidad de su puesta en marcha en la ciudad. Lugares que se barajan, además del Helipuerto, de ser susceptibles de la aplicación de estas técnicas en el casco urbano, son por ejemplo el antiguo hospital, que por su abandono supone un lugar importante de concentración de gaviotas, especialmente en época de cría, y también otros edificios abandonados de la ciudad.

 

Campañas de sensibilización

Mientras otras medidas, que llevan aparejado un alto coste económico, se van poniendo en marcha, como por ejemplo instalar sistemas de monofilamentos en 27 edificios oficiales (100.000 euros de inversión estimada), desde Obimasa se han venido realizando campañas de educación ambiental y este mes de marzo están inmersos en la preparación de una campaña de sensibilización a la ciudadanía en general.

Es una medida más dirigida a todos los ceutíes para pedir su colaboración, además de la que se llevó a cabo el pasado mes de julio con la publicación en el Boletín Oficial de la Ciudad de un Bando instando a la población a tomar una serie de medidas.  

Comentarios