Medio Ambiente

Los cortes son suficientemente grandes para que pueda atravesarla una persona adulta

No hay día en que las redes antimedusas de La Ribera y el Chorrillo no aparezcan rajadas

red rajada
photo_camera Parte rajada de una red (CEDIDA)

La eclosión de medusas que han llegado este año a las costas españolas es un problema que se agrava en Ceuta con el levante y el oleaje, que consiguen que cantidades de aguavivas se cuelen en la zona de los bañistas. 

La empresa adjudicataria del montaje y mantenimiento de las redes antimedusas en las playas de Ceuta, en La Ribera y el Chorrillo, tienen un trabajo añadido este año: coser las mallas que los encargados de su inspección se encuentran hendidas cuando revisan su estado y recogen las aguavivas que permanecen enganchadas por las mañanas, que no son pocas como se observa en la fotografía.   medusas

Por las noches, y se desconoce aún con qué fin, hay quienes se dedican a rajar las redes hasta el punto de abrir una grieta por donde cabe el cuerpo de una persona adulta. Ahora es cuestión de que las autoridades competentes indaguen sobre qué está ocurriendo y por qué se producen los cortes en estas mallas de protección.  

Este problema, a la vez acto vandálico, es ya habitual, según ha confirmado a Ceuta Actualidad la empresa adjudicataria de la instalación del sistema, que ya cumple su cuarto año de contrato, el segundo y último de la prórroga. 

Es lógico pensar que por estos huecos entren bastantes medusas, pero la causa de las miles de aguavivas que están llegando a las costas de Ceuta es la misma que en el resto de costas españolas. Este año toca. El levante las acerca a la playa, se acumulan en las redes que no pueden atravesar y el oleaje o los temporales se encargan de hacer el resto, para que al estar amontonadas se cuelen en la zona oficial de baño. 

Las redes de nylon reforzado son nuevas este año y están preparadas para no causar daño al medio ambiente. Se colocan a unos 80 metros de la orilla. Según los expertos, cada cuatro o seis años se produce esta eclosión de medusas que, especialmente, están disuadiendo a muchos ceutíes de acercarse al mar o incluso a las playas. 

Comentarios