Sanidad

PEDRO ballesteros, JEFE DE LA unidad de oncología

Si adoptas una actitud de que no hay nada que hacer, el cáncer puede contigo

pedro ballesteros custom
photo_camera Ballesteros posa orgulloso frente al Registro Hospitarlario de Cáncer / REDACCIÓN

En el Día de la lucha contra el Cáncer, el mensaje que envía el jefe de esta unidad es claro: "hay que mantenerse vivo". Una premisa que traslada a los pacientes que atiende en el Hospital del Día. Ballesteros aplaude la llegada de la unidad de radioterapia y la puesta en marcha de un Registro Hospitalario de Cáncer.

Pedro Ballesteros es el responsable de la Unidad de Oncología del Hospital Universitario de la ciudad desde septiembre de 2010. Desde esa fecha está en comisión de servicio proveniente del centro Virgen de las Nieves. Comenzó en esta aventura solo, hoy cuenta con un equipo multidisciplinar “magnífico”.

Para Ballesteros, esta unidad funciona “razonablemente bien” teniendo en cuenta que los recursos humanos son limitados. “Somos dos oncólogos aunque necesitaríamos alguno más y tres enfermeras de hospital de día pero somos un equipo distribuido muy bien por el resto del hospital ya que trabajamos de forma directa con el resto de especialidades porque la oncología es una especialidad transversal”, explica a Ceuta Actualidad. El cáncer afecta a cualquier órgano, por lo que esta unidad trabaja con todos los profesionales como urólogos, ginecólogos, otorrinos o neurólogos “porque tratamos esta enfermedad en cualquier órgano. De ahí que formemos un equipo multidisciplinar. Además tenemos lo que podríamos llamar sub unidades en cáncer de mamá, de pulmón y digestivos”.

Antes de la inauguración del Hospital en 2010, la ciudhospital de dia (1) CUSTOMad no contaba con una unidad de oncología. Ahora esta unidad cuenta con un Hospital de Día, un grupo humano “magnífico” y unos paliativistas “de lujo con los que mantenemos un contacto directo y formamos un equipo”. Ballesteros se muestra especialmente orgulloso del hospital de día “muy por encima de otros centros de mayor entidad”.

Si se habla del cáncer es inevitable no pensar en la AECC. El trabajo de los voluntarios es fundamental en el Hospital de Día. “Ellos aportan dos oncopsicólogos, uno en el centro y otro en casas de los pacientes, un asistente social y voluntarios que atienden a otras personas en sala o bien encamados. Son una ayuda inestimable”, resalta. Ante la pregunta de si esto cierre el círculo, Ballesteros prefiere hablar con “una línea recta. Cuantos más seamos, la línea será más larga y mucho mejor. Los círculos tienen límites y aquí no los ponemos”.

 

Un déficit con fecha de caducidad

Este oncólogo ha querido aclarar que todos los cánceres se pueden tratar en la ciudad, excepto en dos casos: el tumor óseo ya que el HUCE no tiene capacidad para tratarlos porque “se necesita un equipo multidisciplinar dedicado íntegramente a este cáncer para evitar el máximo de amputaciones pero eso también ocurre en Algeciras o Cádiz” y los tumores pediátricos. 

La unidad de radioterapia es el gran déficit en materia oncológica por lo que Ballesteros califica como “estupenda” la próxima apertura de una en la ciudad ya que “sería un beneficio en la calidad de la atención al paciente y mayor comodidad”.

Sin duda, esta instalación que se prevé esté lista para el próximo año supondrá “una gran ventaja y un lujo porque no hay muchas ciudades con 80.000 habitantes que cuenten con esta unidad. Por ejemplo, Baza con más de 100.000 habitantes debe trasladarse a Granada para recibir tratamiento. Es verdad que no hay mar pero sí un puerto de montaña que se nieva y está a 120 kilómetros”, matiza.

Hoy por hoy, el HUCE no cuenta con un trabajo de investigación ya que ambos oncólogos están sentando las bases de la atención. “En un futuro próximo probablemente habrá alguna línea de investigación aplicada, redundancia en el tratamiento del paciente”, aventura.

 

El orgullo del doctor Ballesteros

La cara del doctor Ballesteros se ilumina cuando se refiere al Registro Hospitalario de Cáncer puesto en marcha este año. “Con ello llevamos un control y podemos estudiar los casos de 3 años anteriores para tener datos fiables de la evolución de los pacientes”. Tras estos estudios se presentará la correspondiente memoria al Ingesa sobre la incidencia del cáncer entre la población ceutí. Será entonces cuando se conozca cómo afecta esta enfermedad a los ciudadanos.

Es inevitable no pensar en la muerte cuando se oye la palabra cáncer “pero afortunadamente hay un miedo social pero se va perdiendo gracias a famosos que dan la cara y hablan abiertamente de su cáncer”. En su trato con el paciente, este equipo humano no obvia la palabra cáncer pero “antes preferimos conocer al paciente. Y es que sin duda, la mejor lucha contra el miedo es el conocimiento de la realidad. Informamos al paciente tanto de la enfermedad que tiene así como de los tratamientos o salidas existentes”. De esta forma se consigue, “en la mayoría de los casos”, perder o minimizar el miedo.

 

Mantenerse vivo

En la conmemoración del Día contra el Cáncer el mensaje que envía este médico desde el Hospital de Día del HUCE es claro: “hay que mantenerse vivo. Si adoptas una actitud de que no hay nada que hacer, el cáncer puede contigo. Los enfermos de cáncer cada vez sobreviven más, la enfermedad se croniza y se puede vivir con ella”.

Y ¿qué podemos hacer por minimizar los casos de cáncer? Se pregunta el doctor. “Llevar unos hábitos de vida oncosaludables”. Los grandes caballos de batalla en este sentido son el tabaco y el alcohol, cuyo consumo está íntimamente relacionado con el cáncer de pulmón en el caso de los cigarros y con de cuello, cabeza, páncreas y estómago en el caso de los bebidas espirituosas.  Hacer ejercicio es otro hábito importante junto con una alimentación sana y equilibrada. Y por último, y más en una ciudad con tantos días de sol, la protección frente a los rayos UVA.

Junto a esto, la prevención es fundamental. De ahí que se haga especial hincapié en el diagnóstico precoz. “Detectar un cáncer precozmente no disminuye el riesgo pero si aumenta las posibilidades de curarlo”, concluye el oncólogo Pedro Ballesteros.

Comentarios