Inmigración

Trabaja en la elaboración de un convenio con una oenegé de “alto prestigio”

La Ciudad entiende que “Europa tiene que tomar cartas” en el asunto de los Menores No Acompañados

Jacob-Hachuel
photo_camera Jacob Hachuel, portavoz del Gobierno de Ceuta

El Gobierno de Ceuta entiende que “Europa tiene que tomar cartas” en el problema de los Menores No Acompañados (Menas), así lo ha asegurado el portavoz del Ejecutivo, Jacob Hachuel, a la conclusión del Consejo de Gobierno extraordinario celebrado este lunes.

En la reunión del Gobierno sólo se ha abordado un solo asunto, que no ha sido otro que el del suceso ocurrido en la tarde del pasado viernes en las instalaciones del Puerto de Ceuta y en el que perdió la vida un migrante de 18 años al ser atropellado por un camión.

Hachuel ha reconocido que el problema de los Menas ha desbordado a la institución, que pese a ello sigue trabajando para buscar soluciones al respecto. El portavoz no ha precisado en que va a consistir la participación de Europa, aunque ha desvelado que la Ciudad sigue trabajando para la puesta en marcha de una unidad de la Policía Local para Menores y en la gestión de un convenio con una onegé de “alto prestigio”, sobre todo para atender a los “menores incontrolados”, que son aquellos que no están en los centros que la Ciudad dispone para acogerlo.

La misión de esta onegé sería el dar apoyo a la Ciudad en el trato de los menores, “tanto dentro del centro de La Esperanza como en los lugares donde se encuentran los menores habitualmente”. La colaboración se podría hacer por medio de convenio, lo que obligaría a la Ciudad a tener que realizar un desembolso aparte del que ya hace, aunque Hachuel no ha precisado la cantidad.

Hachuel tiene claro que el problema es complejo y que en la actualidad, en cifras aproximadas, hay entre 60 y 100 menores que están fuera de control.

La Ciudad, ha dicho el portavoz, ha estado presente en todo momento en las instalaciones portuarias desde que pasó el suceso, sobre todo “porque no estaba todo muy claro en cuanto a lo ocurrido salvo el fallecimiento del migrante”. Pese a todo, Hachuel se ha mostrado prudente, “ya que habrá que esperar a los resultados de las investigaciones”.

El trágico suceso ocurrido el viernes no ha llevado al Gobierno a “tomar decisiones especiales”, ha dicho Hachuel, que ha agregado que el problema de los menores y los migrantes irregulares “es uno que a este Gobierno le ocupa y le preocupa 24 horas al día y siete días a la semana”.

También ha recordado la existencia de una comisión en el Ministerio de Sanidad, que está formada por ayuntamientos receptores, de paso y de destino de los migrantes, “aunque el problema trasciende de Ceuta, de España y “Europa, consideramos, que debería tomar cartas en el asunto”.

Hachuel ha reprochado la actitud de algunos representantes políticos cuando dicen que con los fondos que ha recibido la Ciudad “esto sería Montecarlo”. En ese sentido ha dejado claro que ya le gustaría “tener al lado a Francia, aunque lo que tenemos al lado es un país que tiene siete veces menos la renta que la nuestra, y es legítimo que sus ciudadanos aspiren a una vida mejora, aunque no podemos asumir esto”.

Al ser interrogado por la actitud de la Delegación del Gobierno, el portavoz no quiso profundizar en el asunto, ya que entiende “que cada uno toma sus decisiones”, aunque matizó que actuó en consecuencia ya que envió al puerto todas las fuerzas disponibles para evitar males mayores.

Comentarios