Inmigración

crisis migratoria

¿Dónde pido asilo y refugio?

detencion-inmigrantes-1
photo_camera Imágenes del drama de la inmigración en la valla de Ceuta (C.A.)

La sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que ha declarado ilegal las devoluciones en caliente en frontera, ha marcado un antes y un después en el problema de la migración que desde hace años azota a Ceuta.

La sentencia, hecha pública a principios de mes, del TEDH condena al Estado por violar la normativa continental y le obliga a indemnizar con 10.000 euros a dos ciudadanos subsaharianos que fueron devueltos a Marruecos sin identificar y sin estudiar sus posibles demandas de asilo y refugio.

La sala, compuesta por siete jueces (uno de ellos, el catedrático de Derecho y exsecretario de Estado socialista Luis López Guerra), ha fallado por unanimidad que España vulneró el artículo 4º del Protocolo número 4 (prohibición de las expulsiones colectivas) y el artículo 13 (derecho a recurso efectivo) del Convenio Europeo de Derechos Humanos al deportar de forma irregular a M.D., natural de Mali y de 31 años, y N.T., nacido en Costa de Marfil hace 32 años. La sentencia considera probado que ambos llegaron a Marruecos entre finales de 2012 y principios de 2013. Después de pasar varios meses en los campamentos del monte Gurugú, refugio habitual de quienes intentan cruzar a Europa, intentaron saltar la triple valla fronteriza que separa el reino alauí de España en la noche del 13 de agosto de 2014.

El dictamen han provocado un aluvión de críticas hacia el Ejecutivo de Mariano Rajoy y el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, que ha tenido que responder a las preguntas formuladas por senadores y parlamentarios tanto en la Cámara Baja, el Congreso, como en la Alta, el senado.

Pero las palabras del responsable de Interior han venido a añadir más dudas sobre el asunto, ya que Zoido en ningún momento se ha referido en sus respuestas parlamentarias al término “devoluciones en caliente”, si no al de “rechazo en frontera”, que es el contempla la actual legislación vigente, reformada en 2015, para las fronteras de Ceuta y Melilla. Según Zoido, la de rechazo en frontera es una tesis que se emplea en el resto de Europa

Pese a ello, el ministro del Interior ha dejado claro que el Gobierno tiene tres meses para recurrir la sentencia dictada por el tribunal europeo, por lo que hasta primeros del año 2018 no se va a conocer la decisión que tomará al respecto.

En el supuesto de que España no presente recurso, según las palabras del responsable de Interior, el contenido de la sentencia se aplicaría. Y es aquí donde arrancan las dudas. Si esto fuese así, el Ejecutivo de Mariano Rajoy se vería obligado a tener que realizar una reforma en la legislación ´vigente que permite en la actualidad las devoluciones en caliente.  ¿Qué pasaría entonces? ¿Cómo se le daría solución al problema existente y que afecta de manera tan directa a Ceuta? Está claro que la solución no parece que pueda pasar por subir la altura de las vallas que conforman el perímetro fronterizo, tal y como dijo el presidente de Melilla, ni por dejar pasar a los migrantes tal y como apuntó Vivas.

El problema que se suscitaría es bastante más complejo y como primera solución se antojaría que se comenzase a utilizar la Oficina de Asilo ubicada, en el caso de Ceuta, en la frontera de El Tarajal para que los migrantes no se viesen privados de ese derecho y de las garantías que les asisten, a tenor de lo que se refleja en el cuerpo de la sentencia dictada por el TEDH.

 

Poca ayuda

Pero las declaraciones del ministro del Interior no ayudan en nada, pese a que en sus discursos lamenta que son muy pocos los migrantes que hacen uso de ella. El ministro ha dicho que hay que diferenciar las personas que quieren entrar en España de una manera irregular, “utilizando a veces la violencia”, de los que lo quieren hacer de una forma regular y piden la ayuda internacional, “algo que se puede hacer en cada uno de los puestos fronterizos”. “También en Ceuta y en Melilla, ha agregado.

También hay que tener en cuenta, manifestó en las Cámaras, la presión migratoria a la que se ven sometidas las ciudades de Ceuta y Melilla, “con asaltos masivos. “Le garantizo que el Ministerio del Interior y el Gobierno de España tienen como prioridad la protección y la defensa de todos los derechos fundamentales y los humanos, no sólo los que están reconocidos en nuestra legislación nacional, sino los que lo hacen en los convenios internacionales”.

“Si la intención de los asaltantes del perímetro fronterizo fuese pedir asilo no hace falta que lo salten, simplemente tienen que ponerse en el puesto fronterizo y pedir la protección internacional”, dijo.

Ante esta última afirmación, la interrogante se antoja necesaria ¿Cómo llega un migrante hasta la Oficina de Asilo de Ceuta desde Marruecos? ¿Cómo pide asilo y refugio? La realidad aquí en Ceuta se ve de manera muy distinta a la que se hace desde fuera de la ciudad. Aquí se sabe que la afirmación del ministro es imposible de cumplir por parte de los migrantes, máxime cuando la colaboración entre España y el país vecino sobre esta materia es muy estrecha. Ello hace entender la dimensión del problema. Una situación en la que se tiene que implicar no sólo el Gobierno de España sino también la Unión Europea, ya que la de Ceuta es una de las fronteras del Sur de Europa y, por tanto, el problema también lo es de la Comunidad y no solo de nuestro país y de la Ciudad, que al final es la que soporta las consecuencias de la presión migratoria.

Comentarios