ULTIMOS VIDEOS

La propuesta de inaplicación del ICIO no sale adelante

El Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), impuesto local que se paga cuando se lleva a cabo una obra en un bien propio ha sido objeto de debate en el Pleno, dado que Vox pretende que el Ejecutivo local lo suprima. Un impuesto extendido por prácticamente todo el territorio nacional


 

El ICIO es un impuesto local que se paga cuando se realiza una obra en un bien propio. En general, los permisos de construcción, incluyendo el impuesto municipal y el ICIO, representan entre el 2% y el 6% del presupuesto de ejecución material (PEM). Así, para una reforma de 20.000 euros, los permisos de construcción oscilan entre 400 y 1.200 euros.

Vox considera que las cargas impositivas derivadas de la aplicación de este impuesto “supone un ataque al sector y a la iniciativa privada” ha afirmado Verdejo que acusaba, acto seguido, al Gobierno de Vivas de “roba legalmente a todos los ceutíes”. La propuesta fue tumbada por el resto de partidos de la Asamblea, que recordaron que lo recaudado por ese impuesto (297.000 euros) supone el 0,007 por ciento en el capítulo de ingresos reflejados en los Presupuesto Generales de la Ciudad.

La consejera de Economía y Hacienda, Kissy Chandiramani, señalaba que “nos encontramos ante un nuevo bandazo de Vox” en cuanto a las propuestas que los verdes llevan a Pleno, y que sería mas oportuno hacerlo cuando se presentan alegación a los Presupuestos Generales de la Ciudad”. Chandiramani ha señalado que los verdes pretenden que se elimine un impuesto, pero sin señalar de que partida presupuestaría hay que recortar, aunque la consejera no tiene dudad, “de lo de siempre”, de los capítulos relacionados “mujer, asociaciones culturales musulmanes y apoyo a los colectivos LGTBI”.

Esos “bandazos”, a los que ha hecho alusión la consejera de Economía y Hacienda, Vox los "da desde en el ámbito económico a la violencia de género, pasando por un amplio espectro de temas". “Al final hace un planteamiento donde nadie puede entender cual es la estrategia política que ustedes lleva a cabo”, señalando como “saqueo al bolsillo de los ceutíes” una partida presupuestaria de menos de 300.000 euros y Chandiramani ha incidido que saqueo es “tener que pagar su sueldo para que usted vaya a hacerse ‘tik tok’ a la frontera”. La consejera daba un dato a Verdejo. “Ceuta tiene una carga fiscal del 6%, que comparada con el resto del territorio nacional es bastante baja. Los ciudadanos de la península y en otros territorios tienen un 21% de carga fiscal”.

En el nuevo turno de palabra de Vox, Verdejo acuso al Ejecutivo de ser “el Gobierno del latrocinio legal y usted, señora Chandiramani, es una estafa”. La consejera no quiso entrar ‘al trapo’ y ha respondido a los improperios con un “no voy a insultarle, como hace conmigo y no sólo a mí, a todos los portavoces de los grupos de la Asamblea. No voy a caer en la tentación de insultarle y de decirle lo que pienso de usted” pese a que Verdejo la llamara “mentirosa compulsiva”.

El debate fue subiendo de tono, con un Juan Sergio Redondo diciendo a Vivas “no me interesa lo que usted va a decir” y que Vivas no era nadie para darle “clases de educación” lo que ha sido el motivo por el que el presidente Vivas tomaba la palabra.“Estos señores no permiten el debate, imparten aquí justicia (la que ellos entienden), no saben guardar las formas, no tienen educación y por tanto ruego que no se les conteste” concluía Vivas para proceder a la votación del punto, que no salía adelante.

Comentarios